Avisar de contenido inadecuado

Cuento.

{
}

Civilidad

Cuento

Fuente: www.valores.com.mx 

La fórmula mágica

 

Una aldea de Nepal, habitada por treinta familias, era gobernada por el rey Magadha. La justicia y rectitud de sus acciones le habían ganado el apodo de “el bueno”. Magadha pensaba que la mejor forma de educar al pueblo era con el ejemplo: trabajaba con ellos, limpiaba las calles con ellos y compartía la mesa con ellos.
Con estas lecciones, los pobladores aprendieron a cooperar y evitar los problemas entre sí. Los resultados llegaron pronto: construyeron hermosas casas y dotaron de servicios a toda la aldea que se convirtió en un lugar tranquilo, seguro y apacible. En un clima de amistad y respeto todos se dedicaban a buscar formas de mejorar la calidad de vida.
Pero alguien no estaba de acuerdo. Se trataba de Ravi, juez del gobierno anterior a Magadha. En ese entonces la población estaba inquieta y Ravi lo aprovechaba para enriquecerse: cuando le planteaban cualquier disputa o problema, pedía dinero a cambio de favorecer a una parte, aunque no tuviera razón. Incluso recibía sobornos para permitir la venta de un fuerte licor, muy malo para la salud. Llegó a ser el hombre más temido y acaudalado del lugar. Pero cuando Magadha llegó al poder, perdió el dinero y el respeto de todos: un bandido como él no tenía nada que hacer en ese pueblo pacífico, justo y ordenado.
Ravi hizo un plan para recuperar su poder y solicitó audiencia con el rey.
—Majestad. En la zona más remota de la aldea hay personas dedicadas a perjudicar a los demás: ensucian el agua del río, molestan a los animales, cortan las plantas y hasta se emborrachan —le mintió.
El rey no creyó una sola palabra pero quiso darle una lección.
—No puede haber gente así en mi reino. Por favor tráelos a mi presencia —le solicitó.
El malvado Ravi detuvo a personas inocentes que jamás habían tenido una mala conducta y los llevó a la presencia del rey. Éste simuló estar convencido del falso relato y tomó una decisión: los diez culpables serían castigados; tendrían que acostarse en el piso y tres feroces elefantes caminarían sobre ellos.
Llegó el día del castigo y ocurrió algo muy curioso. Los elefantes se quedaron quietos.
—¿Qué ocurre? —preguntó el malvado Ravi— Con seguridad estos delincuentes practican la magia, o dieron algo de beber a los elefantes.
—Sin duda, dijo el rey. —En esta aldea trabajamos con una fórmula mágica que tiene cinco pasos: respetar la vida, respetar la propiedad, respetar nuestro cuerpo, hablar con la verdad y no dejarnos perder por el alcohol. Así conseguimos que hasta las fieras se amansen. Hoy, entre todos, quisimos darte esa lección.
Ravi fue expulsado de la aldea. Le prometieron permitirle la entrada cuando hubiera aprendido cada paso de la fórmula mágica para convivir en sociedad.

 

—Cuento budista incluido en la colección Jataka.

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuento.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre